Buscar en este blog o en Internet.

lunes, 11 de abril de 2011

GUATER CLOS

Y  llega  la Semana Sanat de la Isla. A pesar de los distintos pareceres que hay en la población, seguidoers y detractores, no puede  obviarse que esta semana constituye un punto de encuentro. Por lo pronto, se conceden vacaciones. Para  el que  está estudiando y para  los que tenemos la dicha de trabajar, que hoy día es un lujo, representa un espacio de intercambio de culturas, de espera de salida y recogida de  pasos, de velas y de mecidos como solo lo saben hacer los cargadores de nuestro rinconcito, a los sones de esas bandas maestras con un maestro de banda al cargo.

Un significado especial tiene para la religiosidad, ya que esta semana de pasión es un momento álgido en la vida de un cristiano.

Pero es que tan solo sea por motivos turísticos y de ingreso económico, merece nuestra atención el dedicar un espacio para este tema, y sobre todo, para reclamar del Ayuntamiento el mejor de los tratos al que viene de fuera, a conocernos y a gastarse los cuartos, facilitando, entre otras cosas, la llegada al viajero cansado.

Dentro de la semana, y sin perder de brillo los días domingo de ramos, dia de comienzo, de primeros capirotes, el lunes santo, día de rojo, porque Ecce Homo, Afligidos y Medinaceli lo llevan, el Martes santo, día verde del Huerto, gris plata de Caridad y morado de la cada vez más concurrida Prendimiento, el Miércoles santo con la sobriedad de Vera  Cruz., el recogimiento de la madre amable y la juventud del Gran Poder, a nadie se le escapa que la mayor afluencia de público, sobre todo de lejos, concurre el Jueves santo, con el Nazareno y la Madrugá.

Como quiera que se trata de una noche larga, donde a veces se abusa de la bebida, entiendo que el Ayuntamiento debería incrementar, cuando no poner, servicios públicos móviles, donde la gente pudiera hacer sus necesidades sin necesidad de ensuciar la calle.

Más guater clos, dicho en román paladino, y que no me digan que no hay dinero, que para otras cosas menos urgentes seguro que lo hay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada